¿Qué tratamientos ayudan a detener el crecimiento de la miopía?

¿Qué tratamientos ayudan a detener el crecimiento de la miopía?

 

  • Existen soluciones efectivas para el control de la miopía
  • ¿Qué es la orto-k?
  • ¿Qué son las lentillas blandas de desenfoque periférico?
  • Descubre la calculadora para saber cómo evolucionará tu miopía con o sin tratamiento

Es fundamental ser conscientes de la importancia de evitar o retrasar el crecimiento de la miopía. A este defecto refractario tendemos a restarle importancia y pocas veces se habla de ello en televisión, en las aulas o en la calle, ¿verdad?

Sin embargo, puede llegar a tener graves consecuencias en nuestra salud visual y calidad de vida, especialmente si tenemos miopía magna (aquella que supera las cinco dioptrías).

Por estos motivos debemos intentar detener el crecimiento de la miopía antes de que llegue a estos niveles de riesgo. La buena noticia es que la miopía puede ser controlada con los tratamientos actuales. ¿Quieres saber cómo? ¡Te damos algunos detalles para cuidar la visión de tus niños!

¿Por qué aumenta la miopía?

Recuerda que la miopía es responsable de que percibamos borrosos objetos lejanos. Esta aumenta porque el ojo se hace cada vez más largo, algo que provoca que se desenfoque la visión. 

Este proceso implica muchos riesgos, pues cuanto mayor es la longitud del ojo, más alto es el riesgo de sufrir en el futuro enfermedades oculares graves que causen pérdida de visión, como es el desprendimiento de retina, el glaucoma, o las cataratas.

Para evitar llegar a una alta miopía, existen actualmente diferentes técnicas. ¡Comenzamos a profundizar en ellas!

La orto-k: un método de control de miopía para los niños

¿Conoces la orto-k o te suena a chino? ¡Te ayudamos a entenderla! 

Este método consiste en la utilización de unas lentes de contacto rígidas que se usan de noche, colocándose antes de dormir. 

Sí, has leído bien, estas lentillas se utilizan mientras dormimos y modifican la curvatura de la córnea para compensar la visión cuando estamos despiertos. Por la mañana se retiran, corrigiendo la visión durante el día. 

Parece magia, ¡pero no lo es! Podrás notar cómo no necesitas utilizar gafas ni lentillas en tu día a día.

La orto-k se recomienda para el control de la miopía en niños a los que está aumentando. Con ella, podemos conseguir que ese pequeño tenga el menor número de dioptrías posible en su etapa adulta, reduciendo así los niveles de riesgo que le provocaría tener una miopía magna.  Este método puede ralentizar y reducir el crecimiento de la miopía  en un 41%, según indican determinados estudios. Aunque no existe una edad mínima para usarla, el óptico-optometrista valorará la madurez del paciente y la condición de sus ojos para que el tratamiento tenga unos resultados óptimos.

Lentes de contacto blandas para el control de la miopía

Hay un tipo de lentillas blandas que se recomiendan para conseguir mantener la miopía por debajo de los niveles de riesgo y son muy útiles para el control de esta en niños y adolescentes miopes.

Tanto es así, que según algunos estudios clínicos la miopía progresa a un ritmo menor en los niños que las usan. Hablamos de las lentes de contacto blandas de desenfoque periférico, que corrigen la miopía durante el día y tienen algunas características que ayudan a controlarla, como el diámetro de la zona óptica de la lente de contacto. 

¿Cómo actúan? Lo hacen mediante lo que llamamos “adición positiva periférica”, que consigue frenar el crecimiento del ojo y con ello el incremento de la miopía. 

¿Cómo evolucionará la visión de un niño empleando métodos de control de la miopía?

Si quieres despejar tus dudas y saber cuál es la diferencia entre poner tratamiento o no al control de la miopía de un niño, te recomendamos utilizar esta herramienta llamada “Myopia Calculator”.

Es del prestigioso Brien Holden Institute, una institución australiana que estudia la miopía, sus consecuencias y cómo actuar frente a ella.  ¡Descúbrela aquí!

Para saber más sobre los métodos de control de miopía y cuál sería el más adecuado para tus hijos, te recomendamos, como siempre… ¡Consultar a tu óptico-optometrista! Recuerda, ¡dos ojos para toda una vida!