¿Qué es la baja visión?

¿Qué es la baja visión?

 

  • ¿Qué significa tener baja visión?
  • Principales causas de baja visión
  • Las soluciones para la baja visión

La baja visión es la condición visual que padece una persona con una reducción importante de su visión, que no mejora utilizando la adecuada corrección en gafas, lentes de contacto o tratamientos médicos, farmacológicos o quirúrgicos. Tener baja visión implica que el paciente sufre dificultades para llevar a cabo normalmente sus actividades cotidianas.

¿Cuándo se considera que un paciente tiene baja visión?

Para determinar la baja visión, un paciente debe tener 0,3 o menos de agudeza visual en el mejor de los ojos o un campo visual inferior a 20 grados. 

¿Qué causa la baja visión?

La pérdida visual que sufren los pacientes puede tener su origen en enfermedades que afecten al nervio óptico o a la retina, con disminuciones en el centro o en la periferia de la visión.

Así, entre las patologías que causan baja visión destacan:

  • DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad): se trata de una enfermedad degenerativa y progresiva que afecta a la mácula, el área central de la retina. Esta es responsable de la visión que se necesita para las actividades cotidianas como conducir, leer, navegar por Internet, reconocer rostros, etc. Con esta patología el campo visual central se altera, por lo que pueden aparecer líneas onduladas, puntos ciegos o escotomas, distorsión y otros problemas visuales. Si no se le pone tratamiento puede conducir a una pérdida irreversible de visión y a la ceguera.
  • Diabetes: la afectación de la visión por la diabetes es especialmente grave cuando ocurre en la retina, lo que se conoce como retinopatía diabética y se estima que el 60% de los diabéticos tendrá afectada la retina cuando lleven más de 20 años desde que fueron diagnosticados. Se trata de una enfermedad metabólica crónica en la que el paciente presenta picos de hiperglucemia, por lo que se debe controlar la glucosa en sangre y, también, vigilar la tensión arterial y el colesterol.
  • Glaucoma: Provoca un daño progresivo en el nervio óptico que se agrava con el tiempo, disminuyendo el campo visual. Si no es tratado, acaba en ceguera irreversible. Además, es conocido como el ladrón silencioso de la visión, ya que no muestra síntomas hasta que la enfermedad no está avanzada.
  • Retinosis pigmentaria: se trata de un grupo de desórdenes genéticos que afectan a la capacidad de la retina para responder a la luz. El paciente puede presentar pérdida o dificultad de adaptación a la oscuridad, disminución de la visión periférica y de los colores y de la agudeza visual.
  • Miopía magna: una alta miopía puede provocar diferentes enfermedades de la visión. Así, un miope cuyas dioptrías superan las cinco, multiplicará sus posibilidades de sufrir desprendimiento de retina, glaucoma, cataratas, etc.
  • Enfermedades genéticas: algunas patologías de la visión tienen un origen genético, como las distrofias de retina, causadas por la alteración de un gen, la degeneración macular asociada a la edad, y el glaucoma. Estas alteraciones genéticas sumadas a factores ambientales, pueden provocar bajar visión.

¿Qué soluciones existen para la baja visión?

Para prevenirla, son fundamentales las revisiones visuales, ¡no lo olvides!

Una vez que se ha desarrollado, las personas con esta condición deben buscar un óptico-optometrista especializado en baja visión. Este está capacitado para evaluar la ayuda óptica que puede potenciar y sacarle partido al resto visual que tengan los pacientes, mejorando así su calidad de vida. 

Las ayudas de Baja Visión son los sistemas ópticos que se utilizan para facilitar la visión de las personas afectadas, recuperando la funcionalidad para ciertas actividades de la vida diaria. Este tipo de ayudas pueden ser ópticas, electrónicas o no ópticas, como lupas, filtros magnificadores, telescopios, microscopios, etc. 

En todo caso, será el profesional quien determine la ayuda adecuada para cada caso, siempre contando con la colaboración del paciente. ¡Su estado psicológico es importante para conseguir buenos resultados!


¿Quieres saber más sobre ayudas para la baja visión? Consulta a tu óptico-optometrista, quien te recomendará a un buen especialista en baja visión.