La visión y la alimentación

La visión y la alimentación

 

  • ¿Cómo influye la alimentación en la salud visual?
  • Alimentos buenos para la visión y tus ojos

 

Para tener una buena visión, es necesario recibir un aporte adecuado de nutrientes a través de la dieta. 

Los datos científicos apuntan a que mantener una alimentación y un estilo de vida saludables, pueden retrasar e incluso prevenir el desarrollo de enfermedades como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o el glaucoma. Como ves, ¡es un factor importantísimo!

Esto es así para todas las personas, independientemente de su condición, pero en el caso de pacientes con problemas visuales o baja visión, resulta muy importante tener una alimentación equilibrada y sana.

Cómo afecta la alimentación a nuestra salud visual 

Por un lado, el correcto funcionamiento de nuestra salud visual depende en gran medida del aporte de vitaminas y nutrientes específicos. ¡Una carencia de ellos, puede llevarnos a padecer determinadas patologías!

Pero esto no es todo, nuestra visión está íntimamente relacionada con el equilibrio cardiovascular, ya que esta precisa de una irrigación arterial correcta. Así, debemos evitar el exceso de azúcares, colesterol, sal o cafeína. Todo ello, puede contribuir al desarrollo de diferentes enfermedades visuales. 

En definitiva, debemos dar importancia a la dieta mediterránea, saludable y equilibrada. Si quieres descubrir más detalles, no te pierdas los alimentos que más beneficios aportan a tus ojos.

Los alimentos más beneficiosos para la salud visual

Si queremos cuidar nuestra salud visual, nuestra dieta ha de incluir alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos esenciales, así como vitaminas A, C o D. Te traemos algunos ejemplos:

  • Búscalos ricos en carotenoides:

Estos son pigmentos que se encuentran en el interior de las células vegetales y que les aportan los colores típicos de muchas frutas y verduras, como el rojo o el amarillo, actuando como antioxidantes naturales para el ser humano. Por ello, una gran opción es incorporar zanahorias, ricas en vitamina A y carotenoides, tomates, boniato, calabaza, papaya melocotones, etc.  

Dentro de los carotenoides, destaca la luteína, que también se conoce como la “vitamina de los ojos”. Para mantener una visión sana, incorpora alimentos como las verduras de hoja verde, es decir, lechuga, coles, grelos, espinacas, brócoli, etc.  

  • Alíate con la vitamina A: 

Se trata de una vitamina liposoluble que mantiene tu salud visual en buen estado, potenciando la visión nocturna y ayudando a prevenir enfermedades como glaucoma, cataratas, etc. 

Las cebollas son una gran fuente de vitaminas A, C y quercetina, que ayuda a la formación de pigmento, por lo que protege los ojos de los rayos UV y previene las cataratas. 

Por otro lado, los pimientos son otra gran opción al ser ricos vitamina A, C, luteína, betacarotenos, zeaxantina o licopeno. ¡También puedes incorporar melón o mango!

  • Alimentos ricos en vitamina C: 

Esta vitamina también es antioxidante es necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, incluyendo los de los ojos. 

Así, dentro de los alimentos ricos en vitamina C encontramos las fresas, las uvas, la albahaca, las ciruelas, el kiwi, la piña, la sandía, el perejil, los cítricos, los frutos rojos, etc. Estos últimos, además, contienen flavonoides que previenen la acción de los radicales libres en los ojos. ¡Consúmelos en tu dieta habitual!

  • No te olvides de la vitamina E y los ácidos grasos esenciales: 

La vitamina E también es antioxidante, por lo que previene la oxidación de las membranas celulares, previniendo así patologías oculares como las cataratas y la degeneración macular. Para incorporar estos nutrientes consume frutos secos, como almendras, cacahuetes, nueces, anacardos y piñones. Por otro lado, una buena fuente de vitamina E está en el aceite de oliva, girasol y pescados azules. 

  • Alimentos ricos en vitamina B:

La vitamina B1 , B2 , B6, B12 y el ácido fólico pueden ayudan a proteger tus ojos de enfermedades degenerativas y refuerzan las defensas. Además, si no tomamos la suficiente vitamina B podemos sufrir mayor sensibilidad a la luz e inflamación ocular. ¡Búscala en los huevos, verduras de hoja verde, semillas y cereales! 

  • El zinc es un poderoso antioxidante: 

Este ayuda a absorber la vitamina A y, por lo tanto, a  proteger contra la degeneración macular. Consume alimentos ricos en proteínas como mariscos, levadura de cerveza, chocolate negro, frutos secos, etc.

Por otro lado, debes evitar el tabaco, limitar el consumo de alcohol, las bebidas azucaradas y la bollería industrial.

¿Quieres más consejos para cuidar tu visión con la alimentación? Consulta a tu óptico-optometrista, te dará pautas muy útiles para mejorar tu salud visual. Recuerda su importancia, ¡dos ojos para toda una vida!